Tal vez no sea para todos... no es importante

A lo mejor no. Nosotros hemos aplicado la filosofía FEEL en muchas organizaciones, con tamaños diversos, en sectores diferentes. La mayor parte de las veces con éxito; no siempre. 

Pero es verdad, sólo funciona en compañías que tienen un proyecto, que ven la organización como algo más que un mecanismo para producir, que realmente creen que la empresa es un desafío apasionante o que puede llegar a ser un ámbito para el despliegue del talento, del de cada persona que la integra.

Y tal vez por eso nos llaman en momentos difíciles

Es cierto que durante un tiempo las organizaciones pueden funcionar con un esquema básico o elemental, en todos los órdenes. Aún más, si la idea es la adecuada al sector de actividad y se dan condiciones de estabilidad, el proyecto puede perdurar en el tiempo indefinidamente o casi.

Pero en ocasiones la organización afronta situaciones difíciles: por ejemplo si su propia dinámica de mercado la hace crecer de forma desmedida o el sector cambia bruscamente o una crisis generalizada causa una transformación profunda del entorno global. 

Entonces la empresa puede entrar en crisis, con problemas para mantenerse o para continuar con el proyecto o incluso con serias dificultades para sobrevivir. 

En esos momentos, algunas organizaciones han apostado por el cambio cultural, por la reconfiguración serena del marco de relaciones, la rehabilitación de su soporte motivacional, el fortalecimiento de su equipo... sin reemplazar a sus miembros. 

Algunas cuentan con nosotros cuando tienen dificultades... y les va bien. Otras nos llaman antes.


Juan Ugarte PhD